Web Hosting en la nube

Hosting ecológico, más confiable y contamina menos

¿Web Hosting en la nube? ¿Suena complicado y que está en chino? no tanto. Aunque no lo creas, has utilizado el concepto de la nube por mucho tiempo. En Facebook toda tu información y fotos se guardan en línea, y son accesibles desde cualquier computadora con Internet. Tu email también está en línea y disponible en donde quiera que estés, incluso desde tu celular. Google Documents es otro ejemplo en el cual los documentos ya no son guardados localmente, y no importa si falla tu computadora, porque la información está resguardada y segura en la nube. Ahora veámoslo un poco más técnico.

Hasta hace algunos años, si se deseaba disponer de un servidor, debía instalarse físicamente un gabinete, con todo el hardware requerido, configurar el sistema operativo y conectar a la corriente eléctrica. Si fallaba el disco duro, u otro componente, podrían pasar horas antes de que un técnico in situ arreglara el problema, mientras que los websites aquí hospedados estarían fuera de línea.

Hoy en día la tecnología permite una infraestructura en la nube, un concepto relativamente nuevo en el cual cientos de servidores están conectados entre si. La información se guarda en SANs, que son redes de almacenamiento avanzado, y el procesamiento se realiza en los múltiples servidores interconectados, por lo que, si llegara a fallar uno, no afectaría en lo más mínimo a los websites hospedados en esta nube. Además, si se llegara a detectar una baja de rendimiento de uno de los nodos del SAN, la información simplemente se replica a otro nodo sin interrumpir o dejar fuera de línea su website.

Web Hosting en la Nube

Pero... ¿como ayuda esto a ser más ecológico? La respuesta radica en que si se tiene una infraestructura de servidores tradicionales, cada uno debe estar encendido, con su propia memoria RAM, procesador y discos duros, sin importar si se está usando el servidor en ese momento o no, consumiendo energía eléctrica innecesariamente. Cuando se tienen servidores en la nube, estos se activan o desactivan conforme a la carga de trabajo requerida, por lo que trabajan sobre demanda real, reduciendo el uso de la energía, y por ende, minimizando las emisiones de carbono a la atmósfera.

Es por estas razones que las grandes industrias están apostando a este tipo de tecnologías, porque no solo son más limpias y ecológicas, sino que ahorran costos de operación al optimizar el consumo eléctrico y aumentar la confiabilidad de los sistemas. Google fue pionera en este tipo de tecnologías, y se han agregado muchas a la lista, tales como Amazon, Apple, Microsoft, Telefónica, entre otras.

El consumo energético de los equipos informáticos en números:

  • La demanda por servicios computacionales se cuadruplicarán del año 2010 al 2020
  • 15% del consumo eléctrico en el año 2020 será de equipos informáticos
  • 530,000,000 toneladas de CO2 se generaban por equipos informáticos en el 2002. Para el 2020 serán 1,400,000,000, casi 3 veces más

Los beneficios del hosting en la nube:

  • Aumenta el uptime de su website al minimizar los fallos por hardware
  • Evita pérdidas de información al guardarse en una infraestructura tipo SAN
  • Reduce el consumo de energía
  • Reduce drásticamente las emisiones de CO2 al ambiente
  • Optimiza la utilización de recursos dependiendo la demanda, si necesita más RAM o procesamiento, se activan más servidores al momento

fuentes:
  • http://smart2020.org/publications
  • http://www.microsoft.com/Environment/products-and-solutions/cloud-computing.aspx
  • http://www.greenpeace.org/usa/Global/usa/report/2010/3/make-it-green-cloud-computing.pdf